Norte y Sur (Clásica Maior) Versión Kindle de Elizabeth Gaskell


Norte y Sur (Clásica Maior) Versión Kindle

de Elizabeth Gaskell
Genero : Literatura Y Ficción

Book's Cover of Norte y Sur (Clásica Maior) Versión Kindle

4,3 de 5 estrellas étoiles sur 5 de 61 Commentaires client

Elizabeth Gaskell nació en Londres en 1810 y al casarse se estableció en Manchester, en los inicios de la revolución industrial. El choque con esta sociedad quedaría reflejado especialmente en Norte y Sur (1855; ALBA CLÁSICA MAIOR núm. XXIV). En 1848 apareció su primera novela, Mary Barton. En 1857 publicó Vida de Charlotte Brontë (ALBA CLÁSICA BIOGRAFÍAS, núm IV). Murió en 1865. --Este texto se refiere a la edición paperback.. Elizabeth Gaskell fue una mujer extraordinaria para su época y su vida fue intensa y muy activa. Tras su boda, a los veintidós años, con el reverendo William Gaskell siempre vivió en Manchester, la gran ciudad industrial del siglo XIX, pero viajó frecuentemente por su país y por Europa. Mujer inteligente, de gran bagaje cultural y muy sociable, contó con numerosas y variadas amistades. Publicó su primera novela a los treinta y ocho años y escribió otras cinco novelas, una biografía, varias novelas cortas, numerosos cuentos y algunos ensayos. Aunque no siempre ha sido así, la calidad de su obra la sitúa entre las grandes escritoras británicas del siglo XIX. --Este texto se refiere a la edición paperback.. A través de la historia de Margaret Hale, una joven del sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al Norte, a la ciudad industrial de Milton –un trasunto apenas disfrazado de Manchester−, Elizabeth Gaskell plasma de forma magistral los conflictos sociales y políticos derivados de la Revolución Industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el Sur donde ha nacido simboliza el idilio rural, el triunfo de la armonía social y el decoro; frente a él, el Norte es sucio, rudo y violento. Sin embargo, a medida que va penetrando en ese nuevo mundo y sus distintos estratos –desde Bessy, la joven obrera enferma y su padre, líder sindical, hasta John Thornton, dueño de una fábrica textil, por quien siente una creciente atracción−, tendrá que ir corrigiendo sus prejuicios; y del mismo modo, su condición de mujer subordinada evolucionará hacia una madura aceptación de sí misma y de sus sentimientos. Norte y Sur (1855) es ante todo una novela de personajes que crecen, actúan, piensan y sienten. Las contradicciones de la Inglaterra industrial se entrelazan con una historia de amor apasionada y curiosamente moderna, entre dos seres capaces de tratarse como iguales a pesar de todas las diferencias que los separan.

» Leer Online Norte y Sur (Clásica Maior) Versión Kindle

» Descargar Norte y Sur (Clásica Maior) Versión Kindle Mobi

» Descargar Norte y Sur (Clásica Maior) Versión Kindle en PDF

» Descargar Norte y Sur (Clásica Maior) Versión Kindle Epub

» Descargar Norte y Sur (Clásica Maior) Versión Kindle en opción directa y rápida

Imprescindible Siempre me da cosa comentar un clásico, si lo es será por algo y cualquier opinión negativa parece que sobre. Sin embargo, he visto por ahí opiniones negativas sobre este libro, me da la sensación de que escritas por gente a quien no le gusta la novela romántica, y sobre todo gente que pretende ser original para que lean sus comentarios. ¿Que no? Yo soy de las que antes de comprar un libro mira las opiniones negativas primero. Y bueno, ahí va la mía. Compré esta obra por la recomendación que daba una autora de novela de regencia española en una de sus obras. Y estoy encantada de haberla leído. Aunque el hilo conductor es una historia romántica la trama secundaria es muy atractiva, tanto o más que la historia de amor. La transformación que sufren los personajes a lo largo de la novela, cómo son modelados por las circunstancias sin dejarse vencer por ellas, cómo te introduce en el ambiente opresivo de una ciudad en plena revolución industrial... ha sido una delicia leer cada palabra. He leído por ahí una crítica diciendo que Margaret es una Mary Sue. Pues nada que ver. No creo que sea un personaje plano. Si alguna crítica tengo a esta obra es más bien haber usado un deus ex machina (yo ni me lo esperaba) y solucionar un entuerto que ya tardaba demasiado en solucionarse (y no es que se me haya hecho largo, he disfrutado de cada uno de los instantes hasta ello), y terminar de una forma tan abrupta, que a lo mejor era lo normal para la época. Me ha dejado con ganas de más, y de releerla. Lo dicho, una maravilla.
No para impacientes De Elizabeth Gaskell había leído antes «Mary Barton» y «Esposas e hijas», pero «Norte y sur» creo que está un peldaño por encima de ambas, la encuentro más rica en contenido y más emocionante. En el centro de atención de la novela, y como fuerza motriz de la misma, está siempre la historia de amor entre Margaret Hale y John Thornton, tan espléndida como si la hubiera ideado y escrito Jane Austen, George Eliot o Emily Brontë, por mencionar tres pesos pesados de la novelística inglesa (o de la narrativa de todos los tiempos sin más). Pero es que además está muy bien descrita la contraposición entre el Sur rural y somnoliento frente al Norte industrioso y frenético. Sale también lo que antes se llamaba «la cuestión social», el conflicto entre patronos y obreros fabriles. E incluso, tomando pie en la figura de Nicholas Higgins (un soberbio personaje secundario, muy bien delineado), se discuten también asuntos de fe religiosa, que asimismo aparecen cuando el padre de Margaret, el señor Hale, renuncia a seguir siendo un clérigo de la iglesia anglicana por sus escrúpulos unitarios. (Los detalles de esta algo enigmática disensión religiosa del señor Hale quedan bien aclarados en la documentada introducción y en las notas que acompañan a la edición de Cátedra, que es la que he usado para leer esta novela.) Aunque hace su aparición en el tramo final de la obra, confieso mi debilidad por el señor Bell, ese caballero de formación oxoniense, elegante, divertido, chispeante…, y en extremo dadivoso. En suma, una extraordinaria novela, escrita con el paso reposado de las grandes narraciones del siglo XIX. No apta para impacientes, para todos aquellos que buscan relatos de ritmo trepidante, que los «enganchen» (como ellos dicen) de inmediato. Aquí se emplean maneras más delicadas, más sutiles y casi en desuso. Una de las mejores novelas que he leído en mucho tiempo.
El encanto del sur versus la rudeza del norte La idílica vida de un pastor rural tan preparado y consciente de su rol en la vida se verá alterada ante la honestidad con la que tendrá que actuar a pesar del miedo a quedarse sin su hogar y traer miseria a su familia. Es admirable el temple que soportará por actuar según su conciencia. Es curioso esa lucha tan intensa que de repente es poca cosa frente a la constante necesidad que padece la clase trabajadora de Milton, esa clase que no tiene nada, incluso, en muchos casos, su dignidad es atropellada, pero hay verdaderos ejemplos de rectitud ética y creencia férrea de que la lucha hace posible los cambios. La parte romántica de la historia comienza con el primer encuentro entre Margaret y Thornton, dos personas, una del sur y el otro del norte, con fuertes personalidades, no exentos de prejuicios, altamente leales, con principios y de dos mundos tan distintos, que se ven obligados a convivir en una realidad convulsa, donde tendrán que mostrar su capacidad de adaptación y de comprensión. «Margaret abrió la puerta y entró con el porte erguido, decidido y digno habitual en ella. No sentía el menor embarazo. Dominaba los hábitos sociales a la perfección. Allí había una persona que había ido a ver a su padre; y como era alguien que había sido amable con su padre, estaba dispuesta a tratarle con la debida cortesía. El señor Thornton se mostró bastante más sorprendido y desconcertado que ella. En lugar de un clérigo tranquilo de mediana edad, se presentó una joven con franca dignidad, una joven distinta a casi todas las que él solía ver. Vestía atuendo muy sencillo: sombrero de paja ajustado de excelentes forma y material, adornado con cinta blanca; vestido oscuro de seda sin adornos ni volantes; un chal indio grande que le caía en pliegues largos y abundantes y que portaba como una emperatriz su manto. No comprendió quién era cuando captó la mirada simple, franca, imperturbable, que indicaba que la presencia de él allí no alteraba el bello semblante ni causaba ningún rubor de sorpresa en su pálido cutis marfileño. Le habían dicho que el señor Hale tenía una hija, pero había supuesto que sería una niña» Hay varias exquisiteces de intercambios de pensamientos entre Thornton y el señor Hale, entre el señor Higgins y el señor Hale, entre el señor Higgins y el señor Thorton... sobre la vida, los clásicos, las diferencias sociales, la sociedad, los que se labran su propio futuro y los que esperan a que le resuelvan todo... Por otro lado, Margaret deja traslucir un alto compromiso caritativo que le da cierta profundidad a su personaje, pero denota una falta de mayor conocimiento y experiencia práctica y teórica de la vida, sus problemas, su entorno... aunque muestra un alto interés por comprender, meditando sobre todo aquello que iba aprendiendo. Encontraremos personajes tan entrañables como Bessy Higgins, trabajadora desde muy niña, que con apenas 19 años ya está condenada a morir, representa la bondad, la resignación, sin miedo a la muerte porque espera que con ella no habrá más sufrimientos y tocará la belleza de la felicidad con la que siempre había soñado. Es adorable el punto romántico que posee el personaje del señor Thornton, ese hombre tosco, recio, un poco bruto, apasionado, celoso y con muchos toques sensibles y humildes de sus sentimientos hacia Margaret. Aquí una cita que lo escenifica muy bien: «El señor Thornton se dirigió directamente al señor Hale, le tomó las manos y se las estrechó en silencio durante un par de minutos, tiempo en el que su cara, sus ojos y su aire expresaron más simpatía y condolencia de las que podían expresar las palabras. Luego se volvió hacia Margaret. No le pareció «mejor de lo que cabía esperar». Su majestuosa belleza estaba atenuada por las muchas vigilias y las abundantes lágrimas. La expresión de su semblante era de mansa tristeza paciente, no de verdadero sufrimiento. Él pensaba saludarla con frialdad estudiada, pero no pudo evitar acercarse a ella, que se había apartado un poco y se mostraba tímida debido al desconcierto que le causaba el talante de él últimamente, y le dijo las pocas palabras consabidas con una voz tan tierna que a ella se le llenaron los ojos de lágrimas y se volvió para ocultar su emoción. Cogió la labor y se sentó muy tranquila y silenciosa. Al señor Thornton le latía el corazón muy deprisa y con fuerza y olvidó completamente el sendero de Outwood, de momento. Procuró conversar con el señor Hale y, como su compañía resultaba siempre un placer para éste, ya que su fuerza y su decisión hacían de él y de sus opiniones un puerto seguro, fue insólitamente agradable para su padre, según advirtió Margaret» Un tema significativo que encontraremos en esta obra es la muerte por los distintos puntos de vista e intensidad con que es tocado: tan pacífica y sentida en algunos personajes y tan dolorosa, fría e ínfima por las consecuencias que genera en otros. La morriña también es importante mencionarlo por los sentimientos que nos evoca, los que vivimos fuera lo comprendemos mejor, esa añoranza cambia cuando vuelves y compruebas que tus recuerdos y sensaciones han cambiado, ese sitio ya no es lo que soñaste que fue y puede ser porque ya no está la gente que estuvo o porque en el otro lugar hay un nuevo grupo de personas que son importantes para ti y no deseas que dejen de formar parte de tu vida actual. Norte y sur se publicó en 22 entregas semanales (septiembre de 1854 - enero de 1855) en la revista Household words, dirigida por Dickens. De allí que muchos párrafos aparecen juntos cuando quedarían mejor separados, se nota el constante ajuste de espacio que tuvo que hacer Elizabeth Gaskell con su historia. Aún así es la obra por la que su autora es más reconocida, y con justicia. [...]
Mejor que Orgullo y Prejuicio Tengo por costumbre no ver películas o series basadas en libros sin haberlos leído antes. North and South fue la excepción. Conocí el libro a raíz de la miniserie realizada por la BBC y debo decir que la lectura posterior no me ha defraudado pese a tener imágenes de la TV retenidas. He disfrutado incluso más que con Orgullo y Prejuicio de Jane Austen. Creo que Gaskell escribe con más matices, con más detalle y con un ritmo que a mí, personalmente, me ha pegado a la pantalla del e-book para seguir la historia. Vivo en una ciudad con una historia muy parecida a Milton, grandes industriales textiles, con momentos de tensión y aranceles, primeras huelgas, desarrollo de tecnología en la industria y su influencia en el crecimiento y desarrollo de las ciudades... y supongo que eso hace que la sienta mas cercana y me pueda meter en la historia. Dos puntos de vista sobre los mismos hechos. Ni mejores, ni peores, complementarios. Algunas de las situaciones descritas por Gaskell son vigentes todavía.
Lucha de clases en la Inglaterra industrial Lo que más me ha interesado ha sido el testimonio social, la división de clases y los cambios de vida con la llegada de la industria. Hay partes del texto que podrían trasladarse a la actualidad. A la historia de amor le falta un poco de vidilla, Jane Austen les da más salero.
Romance y mucho más Esta novela tiene romance y mucho más, porque está escrita en la época en la que se basan muchas novelas románticas actuales, pero tiene el realismo de entonces. Y la amistad, los temas sociales y la reflexión sobre la vida.
Muy buena si te gusta la literatura inglesa de la época Me gustó mucho, prácticamente la devoré. No es una novela de acción sino costumbrista en la que suceden muchos acontecimientos. Si bien hay una historia de amor, en la novela aparecen muchos personajes que describen la realidad social de una época convulsa por el cambio que supuso la revolución industrial.
Maravilloso Es literatura clásica inglesa, una maravilla para quien disfruta de este tipo de lectura. Lo recomiendo totalmente, una delicia para los sentidos.
Amena De fácil lectura, a veces algo lenta, con el peso del tiempo y los hábitos de vida desde su publicación.
Para disfrutar en vacaciones Me ha encantado la forma en que está escrito,me recuerda al estilo de Jeane Austen y me ha ayudado a conocer un poco más esa época y lo que supuso para gente que la vivio

Elizabeth Gaskell (Literatura Y Ficción)

Hijas y esposas (Minus nº 66)

Hijas y esposas (Minus nº 66)

Rating : 4.2 of 328 Reviewers